Por Evelyn Pozas

Aquí les dejamos este interesante artículo de opinión de Sara María Boulogne, quién es Docente de la Escuela de Antropología de la UTEC. El texto habla sobre cómo la educación artística fomenta actitudes críticas, valoresy pensamientos,  que como cualquier otra área genera plenitud intelectual.

Qué es y para qué sirve el arte? ¿Qué es la educación y cuál es la importancia de esta en las artes?

En nuestra sociedad el arte es considerado como una actividad producto del ocio o de la singularidad de personas que de forma extraña se dedican a expresar sus ideas y sentimientos de forma creativa.  Las obras de arte aún son consideradas como objetos ajenos a la realidad cotidiana de los individuos, creando una barrera entre el artista, su obra y el público.

Parte de este mal entendido surge de la falta de educación estética y moral. La apreciación de una obra, cualquiera sea su carácter técnico, se genera a partir de la capacidad de los individuos para decodificar el mensaje implícito en ellas, para lo cual debe existir: sensibilidad, conciencia crítica, capacidad de reflexión, apertura mental y moral y por supuesto, interés propio para observar y comprender la realidad de otros.

Todos estos elementos se desarrollan en el ser humano, generalmente fomentados durante el período que comprende la educación formal (escuela, colegio, universidad, academia, etc.) y es durante ese período que pueden germinar la comprensión de símbolos, la interpretación de conceptos, la empatía hacia otros y el desarrollo de las habilidades y actitudes creativas.

Debe considerarse también a aquellos individuos que por diferentes razones no acceden a la educación formal y se auto educan (aprendizaje empírico), lo cual también puede proveer de estas herramientas de forma más orgánica y con sus consecuencias implícitas.

El arte entonces, no es  solo  esa acción y producto consecuente de los artistas absortos en un mundo distante, sino la capacidad de los seres humanos de crear, innovar expresiva o representativamente, utilizando mecanismos adquiridos empírica o formalmente.

Definiendo la educación

¿Pero qué sucede con la educación?  De acuerdo a José Gimeno Sacristán, en su ensayo La educación que tenemos, la educación que queremos (1999) desde el sentido común, “la educación tiende a ser comprendida como preparación para la sociedad, para la vida adulta, para el trabajo o para seguir adquiriendo cultura, cuando ante todo, lo que es, como afirma Bruner, es una forma de vivir la cultura. La educación prepara para participar en el mundo, en la medida en que proporciona la cultura que compone ese mundo y su historia, transformándola en cultura subjetiva”.

Analizando este concepto es obvio que nuestra cultura, nuestro contexto histórico social, nos plantea que la educación se ha enfocado en prepararnos para suplir necesidades laborales y mantener el estatus quo. Vivimos en un mundo tecnificado que exige practicidad y complacencia para poder desenvolverse sin problemas dentro de él. El arte es entonces un elemento extraño que no cumple con los requisitos de practicidad establecidos socialmente por los esquemas ideológicos dominantes.

Ahora bien, ¿qué debería ser la educación entonces? o ¿de qué debería encargarse?  De acuerdo a  Acha J. (2002 P.24),  –la educación debería permitir al individuo tener la capacidad para distinguir los modos emergentes de los residuales y de los dominantes, con el fin de que elija con libertad-. En otras palabras, otorgarle las herramientas para crear una conciencia crítica y no imponer contenidos de forma totalitaria.

La educación, y por consiguiente la educación artística, dejaría de ser un sistema anacrónico reproductor de conceptos históricos o técnicos, que en muchos casos son impuestos por las ideologías dominantes, y pasaría a ser la orientación de las aptitudes y actitudes hacia la creatividad, esto es, hacia la capacidad o posibilidad de creación, que es realmente la médula de las expresiones artísticas.

Al redescubrir la importancia del arte y de la educación y visualizar sus verdaderos objetivos, se puede afirmar que el arte es una necesidad, un derecho de todo ser humano a crear o disfrutar de la creación de otros, de sensibilizarnos o ser sensibles, de ser críticos y propositivos en una sociedad que nos obliga a reproducir esquemas y a ser complacientes, este cambio eventualmente nos permitirá ser una sociedad innovadora, consciente de nuestros valores y necesidades, para suplirlos bajo nuestros propios recursos materiales e intelectuales.

Fuente: La palabra universitaria,Boulogne Sara María: De la educación y la educación artística. Publicado el 25 de junio de 2012. Recuperado el 26 de junio de 2012 del sitio web http://lapalabra.utec.edu.sv/index.php/enfoques/35-enfoques/49-de-la-educacion-y-la-educacion-artistica

Acerca de evelynplbs

Estudiante de Comunicación Social

Comenta! pero recuerda respeto quiere respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s