Por Evelyn Pozas

En El Salvador la deserción estudiantil es un problema que aunque se visualiza como común en realidad tiene un enorme impacto en la sociedad y su desarrollo. La RAE ( Real Academia Española) nos define deserción como acción proveniente de desertar, o sea abandonar una obligación o causa. Hasta el 2005 el número de estudiantes  universitarios que no asistía a clases  llegaba a un total de 12.56%, que correspondía a 16 mil 405 estudiantes de un total de130 mil 580 a nivel nacional. Para el 2006 el MINED ( Ministerio de Educación) reportó una disminución del 9.88%  equivalente a 12 mil 987 estudiantes de un total de 131 mil 449. 

El lunes 11 de abril de 2011, La Prensa Gráfica publicó una noticia acerca de el Informe de Coyuntura Social 2010 de  FUSADES (la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social).En este se da a conocer que la principal causa de abandono estudiantil es el alto costo de la vida, pues muchos niños y jóvenes se ven obligados abandonar sus estudios para mantener la economía familiar. Muchas veces son los mismos familiares quienes apoyan que el joven no asista a una universidad, ya que resulta más fácil que trabaje y que gane un dinero que llegará mensual al hogar, a tener que recortar costos para pagarle sus estudios.

Por desgracia, las universidades se han vuelto costosas. Financiar la educación superior depende cada vez más de la caridad de cada institución educativa, pues se espera que la cuota a pagar sea la adecuada al nivel de vida que posee el estudiante. Lamentablemente en algunas ocasiones no es así, y por eso los jóvenes han recurrido a trabajos de medio tiempo, la mayoría de veces en call centers u otros trabajos mal pagados a los que se acostumbran . Otra solución que parece factible es la obtención de una beca ya sea de embajadas de gobiernos extranjeros, o de ONG e instituciones que puedan brindarlas. Aunque muchas veces depende del rendimiento académico del estudiante lograrla. Se vea donde se vea, las dificultades afloran.

Para hacer un panorama amplio, El Salvador no es el único país con problemas de deserción. A nivel Latinoamericano la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) ha creado varios informes, en los que notifica que la educación latinoamericana comparte rasgos comunes entre si. Entre ellos: la desigualdad social, de la que se deriva el abandono de la escuela durante los primeros años del estudio del joven , y que posteriormente lo limita a una poca integración social que influye en su futuro.

Como puede observarse, es un ciclo.Todo empieza cuando el niño es obligado a trabajar movido por fuerzas ajenas que el sistema  alimenta al no darle la oportunidad de estudio que solicita. El discurso seguirá reproduciéndose mientras sociedad y gobierno no planteen una solución favorable a la situación y permitan que los que sí tienen ganas de estudiar puedan hacerlo. Hay que recordar que la educación es un derecho, y que como tal todos deberíamos poseerlo. No hay que opacar lo único que alimenta el desarrollo de un país : las oportunidades de su población.

Fuentes:

Acerca de evelynplbs

Estudiante de Comunicación Social

Comenta! pero recuerda respeto quiere respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s